Antes de empezar…

Por supuesto, antes de realizar Mis cuentos en yoga, y como para cualquier actividad física, sus hij@s tienen que gozar de buena salud y no tener ninguna lesión. El sentido común será suficiente para tomar la decisión correcta. En caso de duda, no duden en consultar a su pediatra y/o médico.

Material

Una esterilla para no resbalarse y/o tener frío, así como ropa amplia y cómoda serán suficientes.

Si son frioleros o que hace un poco de frío, prevean también a mano una pequeña manta o un buen jersey para el momento de la relajación, cuando la temperatura corporal baja.

¿Dónde?

Pueden realizar Mis cuentos en yoga tanto en el interior como en el exterior, ¡sólo necesitan una buena cobertura Internet!

El salón, el jardín, o incluso la playa si se les presenta la ocasión (sobre sus toallas) son sitios idóneos para las sesiones de yoga.

¿Cuándo?

Eviten hacer ejercicio muy cerca de las comidas. Aparte de esta recomendación, y el hecho de preferir no esperar un estado de sobreexcitación de sus hij@s muy avanzado, ¡cualquier momento que les convenga y siempre que sus hij@s no estén en modo “bloqueo” es adaptado!

También pueden elegir un horario fijo en su rutina semanal. De esta manera sus hij@s ya estarán preparados mentalmente.

Justo antes de acostarse, elijan más bien las sesiones más tranquilas, aunque todos Mis cuentos en yoga terminen por un tiempo de calma y relajación.

¿Cómo?

Mis cuentos en yoga, a través de cuentos clásicos, en canción o sacados de mi imaginación, están distribuidos en tres tiempos principales. Incluyen un calentamiento para preparar su cuerpo y su mente, posturas de yoga clásicas y un tiempo de calma y relajación para terminar la sesión. Estos tres tiempos siguen el curso del cuento natural y fluidamente.

¡Y por supuesto, la respiración abdominal es una de las grandes protagonistas de Mis cuentos en yoga! Con sus hij@s podrán aprender a dominarla pasito a pasito, sin esfuerzo, ya que cada cuento da la ocasión de practicarla de manera lúdica y diferente.

¿Por qué?

Ejercicio, complicidad padres-hij@s y entre hermanos, relajación, control de su cuerpo y de sus emociones, equilibrio (cuerpo y mente), flexibilidad, imaginación, cuentos, risas, etc.

La lista de los beneficios que proporciona la formula original de yoga de Mis cuentos en yoga puede ser larga. ¡Ahora les toca completar la suya!